Crear un juego de mundo abierto tiene sus más y sus menos, la variedad de misiones que han de ofrecer para no aburrir al usuario, deben ser tanto lo suficientes como para no parecer corto y para no parecer tan largo que abrume.