Metal Gear siempre fue palabras mayores en la industria de los videojuegos, la obra del maestro Hideo Kojima dejó su huella en los corazoncitos de los jugadores por su maravillosa historia. Si bien la saga es de infiltración, Platinum Games llevo la franquicia al mundo de los Hack and slash, los juegos de pegarte con todo el mundo por decirlo en otras palabras. Bien, este mercado ya tenía grandes títulos como Bayoneta, de los mismos estudios; Devil May Cry o el ya analizado God of War. Veamos que hizo Platinum Games con este Metal Gear Rising Revengeance, y que ofreció al mundo de los Hack and slash.

metal-gear-rising-revengeance-black-and-white

Raiden es un cyborg que trabaja para una agencia privada de protección. En su último trabajo con el presidente de un país africano surge un atentado y acaban matando a dicho presidente y Raiden se ve herido con un corte en la cara y sin un brazo. Tiempo después y una vez reparado trata de perseguir a los terroristas de dichos ataques y se ve envuelto en una guerra provocada por estos. El juego se vuelca enteramente en la guerra que querían provocar los terroristas y en el enfrentamiento que tiene Raiden con el mismo y con la sed de sangre que le provoca dichos enfrentamientos. Nos acompañara un perro robot, que tras en el primer enfrentamiento con este, acaba siendo reclutado y ayudara a nuestro protagonista en su cruzada; también tendremos las carismáticas conversaciones por Códec (o radio para que nos entendamos) donde se nos presentan a los acompañantes de Raiden y quienes estarán siempre detrás del escenario contándonos que debemos hacer, en algunos momentos estas conversaciones se pueden ver como pesadas o simplemente que se alarguen demasiado, pero si vienes de anteriores Metal Gears te será normal ya que es uno de los signos principales de la franquicia. Uno de los platos fuertes del título es el de los villanos, quizás no tengan tanto peso como en la franquicia principal pero sí que son el plato de cada día de Raiden vive en este Metal Gear Rising Revengeance. Serán ellos los guías de la historia puesto que es prácticamente que si he visto a este villano aquí, ve y dale caza; quizás sea lo que hacen muchos títulos pero es en este juego donde más note que la historia casi sobraba, puesto que tan solo es una excusa para luchar con alguno de estos enemigos.

2
En cuanto a jugabilidad es donde realmente brilla el título, siguiendo el típico patrón de un botón para ataque fuerte y otro para el rápido, la manera de hacer las contras puede ser un poco complicado al principio y en los niveles más altos de dificultad, puesto que tendremos que atacar en el momento justo en el que ataca el enemigo para que Raiden rechace dicho ataque; luego nos propone algo poco visto, el modo catana. Este modo nos pone justo en el hombro derecho de Raiden y nos deja controlar el ángulo de corte por el que asestaremos golpes mortales a nuestros enemigos, explotando así una violencia grafica bastante notable; este movimiento lo usaremos exclusivamente cuando nuestro rival este moribundo, algunos resistirán pocos golpes con lo cual lo haremos prácticamente cuando queramos y otros que veremos según avancemos la aventura, serán muy resistentes y resaltaran en color azul las partes que les podamos mutilar, la pantalla parpadeara en color azul para avisarnos de cuando ya podamos cortarlo en mil pedazos. Tras todo este proceso de charcutería veremos un cuadrado rosa que indica el núcleo del robot enemigo y si lo cortamos nos aparecerá otro botón en QuickTime Event que tras pulsarlo hará que Raiden arranque el núcleo y lo consuma, esto hará que la vida de Raiden y la barra que marca el modo catana se rellene por completo. Aparte de la catana tendremos una serie de armas secundarias que arrebataremos a los jefes de la banda terrorista, una serie de bazucas para derribar los enemigos voladores y granadas, vida o psique; marcado por un menú de selección que funciona prácticamente como en los anteriores Metal Gears.

Una vez acabada la misión recibiremos un recuento de toda la experiencia ganada en la misma y tras esto pasaremos por el menú de crecimiento de personaje para comprar objetos, mejora de salud o de la barra catana, o elegir las armas enemigas o trajes secundarios que iremos desbloqueando.

3
En cuanto a nivel grafico destaco el modelado de Raiden y por supuesto los enemigos por la inmensidad de algunos y por ser todos ellos “troceables”. En cuanto a los escenarios suelen ser alguna ciudad atacada por el grupo terrorista en cuestión o las bases militares de los mismos, estos escenarios son destruibles ya sea con la catana u otras armas que dispone Raiden.

La música pasa por el filtro de los Hack and Slash tratando de ser bombástica y subir la adrenalina del jugador y se ve maximizada en la pelea con el jefe final de turno y para resaltar la epicidad de algunas escenas, lo típico.

4

Opinión personal: Metal Gear Rising Revengeance no tiene nada que ver con la franquicia principal, es un Hack and Slash y le debemos tratar como tal. La jugabilidad es excelente condenando a los machaca botones y recompensando a los jugadores que se toman su tiempo. Es bastante difícil (en dificultades más altas) pero hace muy disfrutable los combates y es muy rejugable, puesto a que de duración supera las seis horas.

Escrito por NOEM

NOEM

Friki a tiempo completo, colecciono videojuegos, lector de manga, amante de la música y del anime. Fotógrafo amateur.